martes, 11 de septiembre de 2012

El día que estrené mi Rita Glyndawood

Para aquellos que no leísteis mi ultima publicación sobre Rita Glyndawood y sus fabulosos vestidos, os cuento que  mi regalazo de cumpleaños consistió en conocer a las creadoras de los diseños de vestidos estilo años 50 más increíbles que yo haya visto y elegir un diseño para mi....Un sueño hecho realidad. 

La cosa fue más o menos así. En la primera cita yo tenia que ver los modelos, probarlos, tocarlos, disfrutarlos y elegir qué tipo de vestido quería. Esto parece sencillo, sobre todo para una mujer como yo que suele tener muy claro lo que quiere, pero nada más lejos de la realidad. Había tantas opciones, tantas formas, tantas telas, tantos colores, con mangas, sin ellas, con vuelo o de tubo, con estampados o liso...Llegó un momento que ya no sabía ni lo que quería y delegué totalmente la decisión del diseño a los expertos ( el equipo Rita Glyndawood y a mi chico por supuesto). Aun así yo seguía intentándolo, un día llamaba y decía que quería un diseño sencillo negro para poder usarlo de forma regular, pero entonces cuando esa decisión me parecía lo mejor que se me había ocurrido en los últimos tiempos, me daba cuenta de que yo no quería un Rita sencillo, quería algo especial, algo diferente a lo que pudiera encontrar en cualquier armario...y entonces todo se volvía a paralizar. Buscaba en Internet diseños, formas y estampados que pudieran gustarme y entre tanta fotografía encontré un vestido lleno de tul de Dior y me enamoré hasta el punto de convencerme de que eso era lo que yo quería, y se lo dije a las chicas. Puedo imaginarme su cara al ver la fotografía de aquel vestido recargado y  lleno de capas como un pastel.SU respuesta sencilla, "esto no te lo puedes poner habitualmente. ¿ Cómo has pasado de un sencillo vestido negro, a un vestido cubierto de tul?". Obviamente mi capacidad de raciocinio estaba totalmente mermada después de tanta indecisión. ¡¡¡ No era capaz de elegir ni el color !!!. Fue justo en ese momento cuando decidí que, puesto que aquello era un regalo, la persona que me lo había dado sería la persona que debía elegir el vestido. Ya, ya...es una forma muy diplomática de quitarme el marrón de encima, pero os prometo que a lo largo de un solo día podía cambiar 3 0 4 veces de opinión. 

El tiempo fue pasando y el evento en el que quería estrenar mi vestido se acercaba peligrosamente. Volvimos a quedar en un ultimo intento de dar con el vestido perfecto y entonces me mostraron las ultimas telas que había comprado pensando en mí....y allí estaba!! Una preciosa tela con un estampado animal en tonos camel y fondo negro. Nada más verla, supe que estaba ahí para mí y que el vestido iba a ser una autentica pasada. A partir de ahí lo demás vino rodado, la forma, el escote, el vuelo...todo encajaba a la perfección y una semana antes de la boda de mis amigos, mi tesoro estaba terminado. 





COMPLEMENTOS


Y así es cómo sienta este fabuloso vestido de Rita Glyndawood, hecho con tanto cariño que se nota al usarlo. Gracias chicas, el vestido fue un éxito, yo me sentí super especial y estoy deseando volver a sacarlo del armario para seguir mostrando al mundo las cosas tan increíbles que sabéis hacer. 







Vestido: Rita Glyndawood
Zapatos: Peep toes Zara/ Plataformas Aldo
Clutch: Vintage
Pulsera: By Silke

Espero que os haya gustado tanto como a mi. mis chicas GLyndawood saben que volveré con una petición especial cargada de tul, vuelo y capas, pero tiempo al tiempo. Por ahora quiero sacarle partido a este increíble regalo con las mil opciones que tengo en la cabeza. Ya os iré mostrando los looks.

Un besote enorme para vosotras I ♥ Rita y un beso más especial para la persona que me hizo este regalo I ♥ U.

Hasta pronto Rita Glyndawood....Volveré.









1 comentario:

  1. Precioso vestido! Perfecto para cualquier ocasión. Otro 10!!

    ResponderEliminar